Es habitual que el tratamiento de una incorrecta oclusión dental compleja se finalice con la práctica de cirugía maxilofacial en Cádiz. Aunque en la actualidad disponemos de otro tipo de tratamientos menos invasivos como es la ortodoncia, existen casos en que no es suficiente y es necesaria la combinación de ambos procedimientos para asegurar un buen resultado.

Cuando hablamos de la oclusión dental nos referimos al modo en que contactan los dientes superiores con los inferiores. Y es que cuando la mordida no es la adecuada, puede provocar multitud de problemas en tu salud:

- Dificultad para masticar: el inicio del proceso digestivo tiene lugar en la boca y si los alimentos no han sido adecuadamente triturados puede provocar indigestiones, acidez o pesadez. Lo que puede requerir una cirugía maxilofacial en Cádiz.

- Postura corporal: la tensión derivada de forzar los músculos implicados en la masticación puede repercutir en los tejidos vecinos y provocar un efecto dominó en los músculos de nuestro cuerpo, desequilibrando y forzando su postura natural.

- Dolor: todos los esfuerzos por equilibrar la oclusión suponen movimientos inadecuados que sobrecargan músculos y articulaciones generando como respuesta sensación de dolor y malestar.

- Estética: en muchos casos, una mala mordida se hace evidente a simple vista y podrás comprobarlo en los casos en que rompe con la simetría deseada de tu sonrisa o incluso de tu rostro. Por ello se convierte en un problema estético que incluso interfiere en tus relaciones interpersonales.

- Disfunción en la articulación mandibular: pueden aparecer chasquidos, ruidos, dolor o incluso tu mandíbula podría bloquearse impidiéndote abrir o cerrar la boca.

Dependiendo de la complejidad del caso y de los resultados obtenidos con la ortodoncia, la intervención quirúrgica se convierte en el mejor aliado en el tratamiento de una mordida incorrecta. En Astar Dent realizamos todo tipo de procesos con el fin de proporcionarte la mejor solución a tu problema.